El incremento autorizado por Carlos Lozano no consiguió compensar los efectos del gasolinazo

El gremio taxista va por un nuevo aumento en sus tarifas, ya que el último de 1.50 pesos, autorizado en noviembre de 2016, durante los últimos días de la administración priista de Carlos Lozano de la Torre, no compensó los efectos del gasolinazo, refirió el presidente de la Agrupación de Concesionarios y Operadores de Taxis de Aguascalientes (ACOTA), Enrique Martínez Hermosillo.

La intención es un ajuste a la alza en el pasaje del 15 por ciento, con lo que el banderazo que actualmente se cobra en 12 pesos pasaría a costar alrededor de 14, que habría que repartir entre el tiempo y la distancia de los recorridos. La propuesta ya fue presentada al gobernador del estado, Martín Orozco Sandoval y al Consejo Consultivo del Transporte.

La situación económica de los concesionarios, dijo, complica el cumplimiento de la modernización de los vehículos de alquiler y las prestaciones de los trabajadores del volante: “Un chofer se gana de cien o 150 pesos por turno, que sigue siendo bajo el ingreso, el gas le ayuda porque se ahorra dos pesos por litro y la gasolina vale 16 pesos y el gas 14, algunos de los concesionarios, como es en mi caso, paga un peso por litro al chofer de todo lo que consumió, un pequeño aliciente (…) para que se gane hasta 200 pesos por un turno de nueve a diez horas”.

Concluyó que la una situación se ha tornado insostenible para el gremio y es necesario que el gobierno los apoye.

 

Redacción