En este lapso sólo se ha dictado una sentencia

En la última década, alrededor de 300 mujeres han sido asesinadas en Aguascalientes, pero solamente se ha dictado una sentencia por feminicidio, denunció el Observatorio de Violencia Social y de Género de Aguascalientes (Ovsga) junto con familiares de algunas de las víctimas.

En conferencia de prensa, exigieron al Congreso del Estado tipificar la muerte de mujeres por razones de género como un delito penal autónomo, lo que implica aumentar las causales de tres a siete, de acuerdo con el Código Penal Federal.

En Aguascalientes   se considera al feminicidio como una agravante del homicidio doloso; mañana se podría tipificar si así lo decide el Congreso del Estado, sin embargo en las tres legislaturas anteriores han rechazado armonizar las leyes locales a la sentencia campo algodonero emitida en 2009 que prevé la tipificación del feminicidio, alegando que esto puede aumentar la impunidad.

La abogada de la organización, Paulina Díaz Guzmán, explicó que los términos actuales no toman en cuenta si se infringen lesiones infamantes, degradantes o mutilaciones o se cometen actos de necrofilia después del asesinato; si hay antecedentes de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar previo a la privación de la vida; si existe o ha existido algún tipo de relación sentimental afectiva o de confianza entre el agresor y la víctima; o bien, si el cuerpo de la víctima es expuesto, exhibido o dejado en algún lugar público.

Para que el asesinato de una fémina se considere feminicidio en Aguascalientes debe reunir cualquiera de los siguientes supuestos: 1) Que la víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo; 2) le hayan infligido lesiones infamantes, degradantes o mutilaciones, previas a la privación de la vida; y 3) que haya sido incomunicada previo a su fallecimiento; en cambio, el Código Penal Federal enlista siete supuestos.

Este jueves se cumplen cinco años de la desaparición de Andrea Noemí Chávez Galván, tres de Cristal Acevedo Gómez desapareció a la salida de su trabajo y uno de Aurora Salas Mora; todas ellas fueron encontradas muertas meses después, en lotes baldíos y con signos de haber sido torturadas.

 

Redacción